Seleccionar página

En México existen aproximadamente 16 millones de fumadores que con la entrada de las nuevas leyes anti tabaco tendrán que buscar nuevas alternativas para dejar de fumar, aunque sea por un par de horas mientras conviven en un restaurante o bar. Pero ¿qué relación tiene dejar de fumar con el diseño de interacción?
Fumador

En el Departamento de Sistemas de Información de la Universidad de Melbourne y el Consejo Nacional de Salud de Australia encontraron la relación y desarrollaron el proyecto “Maximizando la eficacia de los programas interactivos automatizados para la cesación del tabaquismo”.

El objetivo de este proyecto es investigar la efectividad de proveer diferentes soportes tecnológicos como Internet, mail, SMS, video y MMS a personas que quieren dejar de fumar o mantenerse en abstinencia.

El proyecto que inició en 2006 y terminará en 2009, considera las situaciones, tiempos y lugares en los que a los fumadores les gustaría recibir apoyo, así como los actores involucrados y la personalización del proceso.

Los investigadores de la Universidad de Melbourne llevaron a acabo una serie de workshops y sesiones de diseño participativo, en los que reunieron a fumadores y expertos en la cesación del tabaco para discutir los problemas más frecuentes a los que se enfrenta la gente que intenta dejar de fumar y así diseñar plataformas interactivas efectivas y centradas en el usuario que faciliten este proceso.

De esta forma se crearon sistemas personalizados para dejar de fumar, como STOMP (Stop Smoking Over Mobile Phones) que envía mensajes por celular a quienes busca dejar de fumar y los apoya cuando enfrentan una crisis, permitiéndoles enviar un mensaje a un número específico para recibir un mensaje instantáneo que los ayude a superarla.

El proyecto también incluye el desarrollo de una nueva versión de QuitCoach, un servicio en línea que te ayuda a dejar de fumar. Cada vez que el usuario visita la página, QuitCoach le realiza una serie de preguntas para ofrecer un consejo que lo ayude a ser un no-fumador. El sistema almacena las respuestas de las visitas anteriores y ofrece un consejo personalizado que se adecua a las necesidades del usuario en ese momento.

Si bien el uso de software interactivo y diseño centrado en el usuario en la toma de decisiones médicas se ha popularizado en otros países como Australia, en nuestro país contamos con opciones similares como el programa Libre de cigarro de Pfizer.

Sería interesante realizar un estudio para determinar la facilidad de uso y efectividad de este tipo programas en países como México.