Seleccionar página

El pasado 12 de noviembre del 2015 fue el día mundial de la Usabilidad, Insitum (conmigo representándolo) participo en la versión de la ciudad de México organizada por UXnights México, con una platica sobre “Cómo hacer innovación en UX y usabilidad”, pueden verla así como las platicas de otros ponentes en el sitio http://www.slideshare.net/uxnights

 

CTGNjevVEAAhraG.jpg-large

 

Pero este artículo no es sobre esta plática, me gustaría contarles sobre el día mundial de la usabilidad y los retos hacia el futuro que enfrenta la comunidad que apoya iniciativas sobre usabilidad y experiencia de usuario.

 

En 2005 la UPA (User Experience Profesional Association) estableció el día mundial de la usabilidad como una forma de de promover los valores principales de ésta: usabilidad, diseño centrado en el usuario, usabilidad universal y el derecho de todo usuario de pedir cosas que funcionen mejor. Por 10 años se ha realizado eventos simultáneos en más de 30 países para celebrar este día, sin embargo muchos de los asistentes siguen siendo los profesionales del diseño y programación.

 

A pesar de que uno de los objetivos del día mundial de la usabilidad es el promover que la tecnología debe mejorar nuestras vidas y poner al usuario en el centro del desarrollo de sistemas y tecnología, no hemos logrado que uno de los actores principales, las empresas, estén involucrado y tomen estos principios como suyos.

 

Muchos de los participantes son estudiantes, pero la mayor parte de la comunidad son los profesionales programadores o diseñadores principalmente que dentro de su trabajo intentan implementar los principios de usabilidad y experiencia de usuario, sin embargo muchas veces estos esfuerzos no son respaldados por sus organizaciones o por sus colaboradores del lado del negocio. Sin este apoyo muchas de las iniciativas que estos profesionales desarrollan no tienen un impacto o alcance relevante.

 

Esta falta de involucramiento y de respaldo a las practicas de usabilidad por parte de las empresas es en parte una responsabilidad compartida entre las mismas empresas y los partidarios de la usabilidad. Por un lado las empresas no ven el valor en ingresos/utilidades de invertir tiempo y dinero en usabilidad a lo largo de sus procesos, esto se debe por un lado a una visión cortoplasista de los ingresos, una enfoque limitante de la empresa como generador de utilidades a los accionistas así como a una falta de claridad en el impacto que tiene la usabilidad dentro del negocio. Siendo esta ultima razón la responsabilidad compartida de las empresas con los partidarios de la usabilidad, nosotros entre ellos, ya que no hemos comunicado de forma clara y entendible para el negocio el impacto positivo tanto a corto como a largo plazo de implementar los principios de usabildad, en parte por nuestro desconocimiento de las metas y limitantes de las empresas.

 

Para nosotros como partidarios de la usabilidad esta muy claro su efecto en el uso de los productos y por tanto en su recompra y recomendación. Pero debemos hacer un esfuerzo conjunto con nuestros colaboradores del área de negocios para dar seguimiento al impacto positivo y tener estudios que muestren este impacto de forma clara, difundiendolo no sólo en los medios propios de la comunidad de usabilidad sino en aquellos de quienes deben ser nuestros mejores aliados, las empresas mismas.

 

Por ello en Insitum proponemos como tema para las siguientes ediciones “La usabilidad y los negocios”, en eventos donde convoquemos a una comunidad más amplia que nos permita tener un verdadero impacto positivo en hacer el mundo mejor y más usable.