Seleccionar página

La comunicación impresa se encuentra en todos lados, frecuentemente recibimos folletos, vemos algún instructivo, revisamos la factura del teléfono; sin embargo ¿cuántos de estos materiales impresos hemos dejado de lado por ser difíciles de leer o entender?

Podemos encontrar infinidad de ejemplos de donde partir, en los que los esfuerzos por llevar al usuario información específica llegan a fracasar, simplemente porque no se ha diseñado entendiendo al usuario final.

El Diseño de Interacción debe ayudar a mejorar la relación humano – interfaz/objeto, cada vez que leemos alguno de estos folletos o materiales estamos interactuando con ellos, entonces…

Antes de mandar a imprenta un tiraje de miles y miles de hermosos folletos con detalles de esmalte UV y preciosos e inigualables dobleces…

Se puede probar la efectividad del diseño con prototipos a color que se acerquen lo más posible a la realidad; es decir, imprimir algunas muestras cuidando que el grosor del papel, suaje y dobleces utilizados, colores, tipografía, etc. sean lo más parecidos a como se verán.

Probar algo a bajo costo da muchas ventajas, la primera y más importante: NO SE PIERDE DINERO EN LA IMPRENTA. Porque de esta manera se puede refinar el diseño y saber si verdaderamente el mensaje que se quiere comunicar está llegando al usuario o se debe replantear la forma en la que se ha estructurado.

Primero que nada, antes de empezar las pruebas se debe tener claro:

  • La función principal del material que se va a probar. Cuál es el mensaje que se quiere dar.
  • El orden en el que la información debe ser leída. Pensar si los dobleces o el suaje ayudan a que esto suceda.
  • La importancia de las imágenes. Si deben captar la atención a primera vista o son únicamente de apoyo.
  • La forma en la que se debería abrir, cerrar, doblar.

Teniendo estos puntos claros como diseñador, se podrán realizar la prueba para saber cómo lo entiende el usuario.

¿Cómo se prueba? ¡Con usuarios reales!

Se pueden elegir de 4 a 7 personas que cumplan con el perfil del público al que se dirigirá la comunicación. Cabe mencionar que para probar legibilidad y manejo de la información, es recomendable incluir en la prueba, algún usuario con deficiencia visual; con esto se logran hacer ajustes que mejoran la legibilidad para todos.

Ya que se tiene al usuario:

  1. Se debe observar cómo interactúa con el material. Se debe poner atención en la forma en la que lo desdobla, lo voltea, lo comienza a leer, lo cierra.El tiempo que le dedica para entenderlo puede ser una buena señal de la efectividad que tiene este material. Si el usuario se siente confundido o no entiende como leerlo, lo cerrará o apartará para evitar la frustración.
  2. Escuchar lo que dicen. En ocasiones las pequeñas frases o expresiones, dejan saber si están teniendo algún problema con la información o la forma de manejar el material (con mayor frecuencia cuando se trata de suajes complicados). Se recomienda que el usuario te cuente finalmente cuál es el mensaje que recibió y que te de sus sugerencias para mejorar la experiencia.

Algunas cosas generales que descubrirás después de algunas pruebas con diferentes materiales impresos:

  • Los usuarios prefieren imágenes que le ayuden a entender textos cortos que tener que leer párrafos extensos.
  • Los usuarios se guían por encabezados, señales, cambio de tipografía,etc. para entender la jerarquía de la información. Dan prioridad a ciertos tipos de información o categorías de manera consistente* (David Sless, 2005)
  • Las imágenes también guían la forma en la que se lee o entiende la información.
  • La tipografía pequeña no es leída, es decir el usuario omite la información.
  • Necesitan espacios visuales de descanso. La saturación abruma.

Las pruebas ayudan a detectar errores específicos de nuestro material impreso, en la versatilidad del diseño encontramos una infinidad de aspectos que pueden ser probados para evitar un objeto de diseño poco exitoso.

Y bueno, una vez que se hayan hecho los cambios sugeridos se puede volver a probar de forma rápida para observar cómo reacciona ahora el usuario.

Se recomienda, NO desanimarse si el doblez innovador que se había propuesto no funciona, es mejor estar seguro, que el mensaje que se quiere comunicar llegará. Además la empresa que iba a realizar la inversión agradecerá la reducción de los costos.En ocasiones no se necesita más que simpleza y claridad para comunicar un mensaje de manera exitosa.